martes, 12 de enero de 2016

La señal Wow! y los extraterrestres

Que no fueron.... Aparentemente... Pasen y vean.


Wow! escribió el astrónomo Jerry Ehman el 15 de agosto de 1977 en el Radio Observatorio de la Universidad Estatal de Ohio, al ver la señal que habían detectado. La frecuencia de la señal vino en 1420 MHz (que coincide con la del hidrógeno: 1420,40575177 MHz), que corresponde a la longitud de onda de 21 cm, un lugar propicio para los buscadores ya que es una de las principales frecuencias en las que los átomos de hidrógeno, el elemento mas común en el espacio, absorben y emiten energía, y además penetran fácilmente la atmósfera. Alcanzó su punto máximo a las 23:16:01 EDT y duró 72 segundos, que es lo que el radiotelescopio Big Ear podía mantener un objeto en su campo de visión por la rotación de la Tierra, lo que significa que la señal vino del espacio exterior.

Desde esos años hasta la actualidad numerosos estudios han descartado posibles orígenes de la señal en satélites, asteroides y planetas, incluso la propia tierra, ya que hay regulaciones que prohíben transmitir en ese rango de frecuencias.

Antonio París, profesor de astronomía en la Universidad de San Petersburgo en Florida, cree que la señal podría haber venido de uno o más cometas que pasaron.

Resulta que para esas fechas, y por la zona exacta donde el radiotelescopio tenía sus ojos (cerca de la agrupación de estrellas Chi Sagittarii, en circulo rojo) pasaron dos cometas 266P/Christensen y P/2008 Y2 (Gibbs), pero nadie supo de ellos en esos años, sino que fueron descubiertos en el año 2006 y calculando sus órbitas, al establecer sus efemérides dieron con la novedad de su tránsito por la zona WOW.



Los cometas liberan una gran cantidad de hidrógeno a medida que se acercan al Sol, debido a que la luz ultravioleta rompe el agua congelada de su superficie, formando una gran nube a su alrededor y extendiéndose luego por millones de kilómetros. Esta nube de hidrógeno neutro lanza fotones y emite radiación electromagnética en una frecuencia a lo largo de la línea de Hidrógeno (1420.40575177 MHz) y es esto lo que pudo haber detectado el radiotelescopio.
No se sabe si fue uno o ambos. Lo real es que los productos químicos de los cometas emiten ondas de radio que viajan a la velocidad de la luz y pudieron ser recibidos fortuitamente desde la Tierra.

Sin embargo estas conjeturas aún no han podido demostrarse mediante la observación por lo que seguirán su curso en el terreno de los modelos y predicciones. Se presentarán dos oportunidades para probar esta teoría. El Cometa 266P/Christensen transitará el barrio de la señal "Wow" de nuevo el 25 de Enero de 2017, y P/2008Y2 (Gibbs) hará lo propio el 7 de Enero de 2018 y allí los científicos, en especial Antonio París podrán apuntar un radiotelescopio para ver si obtienen otra señal wow surgida de la nube de Hidrógeno neutro de alguno de los cometas.

Para terminar, muchos en la comunidad científica se muestran escépticos, ya que nunca antes un cometa había radio brillado en esas longitudes de onda (21 centímetros), pero para descartar primero hay que probar, así que los aliens y los cometas tendrán que esperar un año o dos para, por lo menos, descartar una de ellas.

Espero que les haya gustado, hasta la próxima.

Fuentes:
Wikipedia
Planetary Science
Newscientist.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario