lunes, 15 de junio de 2015

El despertar...

Aprovechando que está de moda despertar (sobre todo si te encuentras perdido en un cometa acercándose al Sol), nosotros también despertamos, y esta vez para no volver a dormir.
Philae se despertó y de eso hablaremos hoy...


Antes de referirnos al despertar vamos a explicar en forma rápida y resumida qué es todo esto.
El 2 de marzo de 2004 a las 7:17 UTC, la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó la sonda Rosetta a través de un cohete Ariane 5 desde la base de Kourou en la Guayana Francesa. Junto con la Sonda va el módulo de aterrizaje Philae. La misión principal es una: llegar en el 2014/2015 hasta el cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko; pero para alcanzaar a ese objetivo emplearán dos maneras diferentes: una es obtener datos orbitando al cometa (Rosetta) y la otra aterrizando sobre él (Philae).


El Viaje
Es algo que cualquier persona se preguntaría, porque viendo las imágenes de la sonda no aparecen grandes tanques de combustible, ni turbinas, ni nada. Entonces, ¿cómo hizo para llegar al cometa?


Simple: asistencia gravitatoria. Realizando acercamiento a planetas para que la gravedad de éstos impulsen la nave. Pueden ver una explicación clara de este tipo de propulsión en la siguiente imagen:


Cabe señalar que el primer objetivo de la misión era otro cometa, el 46P/Wirtanen, pero los equipos de ESA detectaron fallas en el lanzamiento del Ariane 5, por lo que el retraso les hizo perder la posibilidad (ventana de lanzamiento) que les daba esa fecha (enero de 2003) para alcanzarlo. Aplazado el lanzamiento se determinó un nuevo objetivo, el actual.
En su camino, y debido a la trayectoria de asistencia gravitacional que la sonda seguía, tuvo que pasar dos veces por el cinturón de asteroides, permitiéndole a los científicos observar a dos y al creído cometa hasta ese entonces P/2010A2, que gracias a este acercamiento pudo determinarse que no se trata de un cometa sino de restos de colisión de dos asteroides.

Asteroide Stens


Asteroide Lutecia


Asteroide P/2010 A2

Luego de estas mini misiones Rosetta se inactivó, quedando en hibernación por 957 dias y en una leve rotación sobre si mismo para que no quede un solo lado siempre expuesto y calentándose al Sol.
La siesta duró hasta el 20 de enero de 2014, cuando obedeciendo a lo programado, la sonda envió datos sobre su estado. Este contacto fue captado incluso por un radioaficionado.
El 28 de marzo se procede a despertar al módulo de aterrizaje Philae, quien informa que se encuentra en perfecto estado (comprobación de instrumentos, claro está).
Comenzando el mes de agosto de 2014 Rosetta llega a las inmediaciones del cometa y comienza su misión orbitando y fotografiando su superficie, en principio para buscar un lugar de aterrizaje para el módulo y luego para estudio general. Aquí les dejo, fiel al estilo del blog, imágenes enviadas por Rosetta.


Es la primera vez que podemos ver cómo es un cometa tan de cerca, observar su estructura y composición, buscando entender el comportamiento errático que a veces tienen respecto a su brillo y actividad de jets.
El 12 de Noviembre se libera el módulo de aterrizaje de su nave madre para emprender el camino a la zona llamada Agilkia, dónde debía posarse para comenzar sus estudios de superficie. En la siguiente imagen vemos a Philae recién desprendido de Rosetta:


Pero dicho aterrizaje resultó accidentado; el módulo no pudo anclarse de manera satisfactoria a la superficie del cometa por lo que (sumado a la ínfima gravedad, en la tierra pesa 100kg y en el cometa solo 1 gramo) dio una serie de rebotes hasta quedar en una zona desconocida primero y desfavorable después.
El módulo, junto a todos sus instrumentos, se alimentan de energía solar, luego de localizar su ubicación los científicos se dieron cuenta que, si bien transmitía datos y estaba todo perfecto, el Sol no daba allí lo suficiente como para mantener activo el trabajo del módulo, que solo duró 57 horas, hasta que se puso en hibernación con las baterías agotadas.
En la siguiente imágen podemos ver un mosaico de todo el evento de aterrizaje.





Antes de apagarlo definitivamente los científicos le pidieron un último esfuerzo al módulo y lograron que girase 35º y se elevara unos centímetros sobre sus patas con el propósito de lograr, si el futuro fuera favorable, mas exposición al Sol.
Siempre se mantuvieron esas esperanzas, que al acercarse mas al Sol o girase un poco, el cometa permita a la nave quedar expuesta a los rayos solares y lograse con esto traerla a la vida nuevamente. Pero no había certezas, sólo ilusiones, hasta el pasado sábado 13 de junio a las 20:28 UTC, cuando por un lapso de 8 segundos Philae envió unos 300 paquetes de datos a Rosetta, de los 8000 que posee en su memoria.
Es probable que el módulo haya querido contactarse con la Tierra mucho antes, pero se tenían que dar ciertas condiciones: el módulo necesita 4 vatios para reactivar sus sistemas y mas de 12 para poder contactarse con la Tierra, además la temperatura tiene que ser mayor a -45ºC, que al momento del aterrizaje era de -165ºC.
Todo sugiere que se encuentra en buen estado, con una temperatura de -35º C y 24 vatios de energía disponibles.
No hay mas información que esta por el momento, pero estamos a la espera de mas novedades. Me despido con estas dos imágenes, primero la de la cuenta de twitter del módulo, donde informaban su reactivación y luego con una imagen tomada por Philae de la zona donde se encuentra actualmente.




Hasta la próxima...

Fuentes: ESA, Wikipedia, El País, Daniel Marin Blog, Twitter, Infobae, JPL, Nasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario