miércoles, 6 de noviembre de 2013

Observación astronómica con binoculares

Porque la astronomía no sólo se trata de telescopios y aumentos, intentaremos hoy hablar sobre las bondades de observar el cielo con binoculares.

Click en todas las imágenes para ampliar


La observación del cielo es una pasión que he desarrollado desde los 5 años aproximadamente. Trepaba a los techos por las noches a mirar, horas enteras, cada estrella. Mi madre, una genia descomunal, jamás entendió ni media palabra del asunto, sin embargo me compró durante un año la colección Cosmos, de Carl Sagan, que aún conservo y por la cual supe que lo que tanto me gusta se llama Astronomía. Sin dudas Carl es el gran iniciador de unos cuantos en la materia.
Al verme tan entusiasmado, me compró un telescopio, un refractor de plástico chiquito, exactamente el de la imagen:



Por supuesto, como era de esperar, vino con un poco de desilusión, ya que nunca pude ver una estrella, y lo único enfocable era la Luna, y con una paciencia tibetana. Igual, con eso me bastaba.

El amor al cielo continuó hasta que, trabajo mediante, pude disponer de dinero para dar el siguiente paso. Mi ansiedad, ego y demás me decían que debía comprarme el telescopio más grande que pudiera; eso es lo normal, lo que cualquier entusiasta novato piensa hoy en día si de observación astronómica se trata. Sin embargo logré frenarme a tiempo, y buscando información, di con una página, de ahí con un foro y a través de éste con el gran Sergio Galarza, astrónomo aficionado, amigo, ajedrecista, maestro y buena persona. De él recibí el consejo que trataré de brindarles a ustedes en este artículo.

Perfecto, viste una publicación en algún lado sobre el cometa Ison, o bien, paseando con tu pareja te chocaste con un grupo de locos observando en una plaza el cielo nocturno, hiciste fila, lograste deleitarte con algunas de las joyas de nuestro cielo, y dijiste: esto es lo mío.
Es importante que logres entender algo, en la carrera por la obtención de conocimientos uno debe ir siempre de menor a mayor, para evitar quemar etapas, y también para asimilar mejor las cosas complejas que se irán descubriendo, así que empecemos por lo primero, y lo primero está con nosotros, no hace falta comprar nada: nuestros ojos.
La observación simple (sin instrumentos ópticos) es tan apasionante como importante, basta con alzar la vista y ya. Si es con la guía de alguno que sepa, mejor, si no, tenemos muchas herramientas para empezar a orientarnos; voy a recomendar dos que a mi me resultan muy intuitivas y simples:

Stellarium: tanto en su versión para pc, como la app para celulares smart. Es un simulador del cielo, colocando nuestra ubicación, hora y fecha, tendremos una copia de la bóveda celeste en nuestra pantalla. Allí podremos ver los nombres de constelaciones, estrellas, satélites artificiales y hacer otras cosas (como simulación de telescopios, etc, que no vienen al caso ahora).



Distant Suns: es una aplicación para smartphones, otro simulador del cielo con muchos detalles.



¿Cómo hice yo?

Tomaba una constelación en el programa y trataba de ubicarla en el cielo, luego la posicionaba según alguna referencia ya conocida por mi.
Ejemplo: constelación del Can Mayor, en referencia con Orión. Como ya conozco a Orión, ubico al Can Mayor respecto a ésta y no se me olvida más; sucede lo mismo con estrellas conocidas. ¿Se entiende?
También está bueno buscar información, previamente, sobre lo que vamos a observar. Así nos enteraremos de las increíbles distancias y tamaños que tenemos frente a nuestros ojos. De esta manera las estrellas dejarán de ser un simple puntito de color (como alguna vez me dijo cierta hereje cuando le mostraba, después de estar una hora localizándolo, al asteroide Vesta) para ser "algo más".

Entonces uno se hace una listita colocando los datos mas sobresalientes, así se arma un pequeño tour.
La utilización de puntos conocidos para llegar a otros es un método muy empleado en la astronomía. Ya verán más abajo mi experiencia localizando una Nova hace poco.
Con el paso de las noches iremos entendiendo la lógica del cielo, movimientos, brillos, formas, ubicaciones.

¿Ahora sí el telescopio?

Aún no. Ahora vamos al centro de este artículo.
Cuando Sergio me comentaba las bondades de la observación por binoculares, yo realmente me entusiasmé mucho, y no me decepcioné en absoluto, es más, superó y sigue superando mis expectativas. Por eso trataré de orientarlos lo mejor posible, primero con datos técnicos y luego con experiencias propias, en el uso de binoculares para la observación astronómica.

¿Por qué binoculares?

Los binoculares nos permiten realmente tener el punto medio entre la observación a simple vista y la hecha con telescopios. Nos proporciona un leve aumento junto a un buen campo de visión. Como siempre digo, es otro cielo.
Uno descubre nuevos campos de estrellas, cúmulos, aprecia mejor los colores de cada sol, y otros objetos que se dejan ver mucho mejor como las nebulosas, cometas, satélites artificiales y planetas.
El ejercicio que uno intuitivamente realiza al observar con binoculares es la base para lograr orientarse mejor en el cielo y, llegado el momento, tener buenas observaciones con telescopios.
A parte de las ventajas que detallé arriba, también están las de facilidad de transporte, costo reducido (siempre en comparación a un telescopio), inexistencia de proceso de armado y puesta en estación.

Una recomendación que les doy es dibujar lo que ven, con el paso del tiempo descubrirán una gran herramienta en esta técnica. El dibujo astronómico es tan importante que hasta hay blogs de astrónomos que no muestran fotografías de lo que ven sino que lo dibujan, de hecho así como existe el sitio "la fotografía astronómica del día" (APOD por sus siglas en inglés) existe también el sitio "el dibujo astronómico del día" (ASOD).

¿Qué binoculares me compro?

Pasemos a la parte técnica. Enzo De Bernardini - Astronomía Sur, en su PDF (que recomiendo leer, ya que es muy breve y explicativo) sobre binoculares detalla:

"Un binocular es un sistema óptico refractor, dotado de un objetivo, prismas y un sistema ocular para cada ojo. Cada objetivo refracta (desvía) la luz hacia el foco del binocular, pasando primero por una serie de prismas que permiten tener diseños compactos al reflejar la luz en diferentes direcciones controladas y así ganar distancia entre el objetivo y los oculares (de otra forma se tendrían binoculares muy largos, mas parecidos a telescopios refractores)
En un típico binocular se pueden individualizar varias partes. Los objetivos, de diámetro medido en milímetros, los oculares –incluyendo un ocular de enfoque, generalmente el derecho-, la rueda de enfoque situada en el eje de binocular, y en muchos modelos una rosca universal capaz de adecuarse a un trípode, si se dispone del accesorio adecuado.
Es común también que los oculares traigan incorporados un cobertor de goma, el cual protege a la vista de la posible luz parásita ambiental. En algunos casos, para los observadores que usen lentes, estos cobertores pueden ser quitados para facilitar el enfoque y la observación."

Tan simple como eso. Cuando vayamos a comprar binoculares nos vamos a encontrar con modelos y medidas distintos.
Hay dos tipos de modelos según la configuración interna de sus prismas, los ROOF y los PORROS, las diferencias las verán en la imagen.

En cuanto a tipo de prismas recomiendo los que tengan prismas de vidrio y no orgánicos, ya que estos últimos dan una muy mala calidad de imagen, dentro de los primeros estan los:
  • Bk7: son más baratos pero a la vez, menos eficientes transmitiendo la luz.
  • Bak-4: son prismas de bario de alta refracción que proporcionan mucha más luminosidad. Los ideales.
La pupila de salida es el diámetro de la imagen que se forma en los oculares de nuestros binoculares, a mayor pupila de salida, más luz llega a nuestros ojos, siendo esto muy importante para las observaciones nocturnas. Este valor se calcula dividiendo el diámetro del objetivo por los aumentos, esto es: en un 7x50, 50/7= 7,14mm. La escala de luminosidad es la siguiente:

  • Baja: menos de 3,5.
  • Normal: 3,5 a 4.
  • Buena: 4 a 5.
  • Muy buena: superior a 6.
Hay que tener en cuenta, a la hora de hacer este calculo, que el mismo se refiere a la pupila humana, que en una persona adulta no supera los 6 mm de dilatación, por lo que nuestros ojos no aprovecharían toda la luz que captan unos prismáticos con una pupila de salida superior a 6.

Pupila de salida

Se encontrarán también con una especificación más, el tratamiento de las lentes, que se realiza para reducir los reflejos del vidrio de la propia lente para que llegue el máximo de luz al ojo del observador. Los tratamientos son:
  • Coated
  • Fully coated
  • Multicoated
  • Fully multicoated
Los dos primeros son los tratamientos de lentes simples, lo recomendable son la tercera y cuarta (que es la más completa). Muchos binoculares de gama media o alta son también herméticos (water proof), lo que te permite usarlos en condiciones de lluvia y demás. Esto puede llegar a ser fatal, ya que puede crecer moho en la cara interna de las lentes. También algunos de gama alta vienen rellenos de nitrógeno, para evitar que se empañe el interior de las lentes en condiciones de bajas temperaturas de observación.

Los binoculares traen el sistema de corrector de dioptrías o ajuste del foco independiente, que se encuentra en uno de los oculares, y sirve para corregir la posible diferencia de visión entre ambos ojos del observador y así mejorar la nitidez, más abajo explico como usar esto.

Vemos el sistema de corrector en el ocular derecho


En cuanto a medidas hay varias y depende exclusivamente de lo que queramos nosotros, pero siempre teniendo en cuenta que por ejemplo, en un 7x50, 7 es la cantidad de aumentos (cantidad de veces más cerca que veremos el objeto) y 50 es la abertura del lente objetivo en milímetros, cuanto mayor sea ésta, mayor será la captación de luz (por ende la observación de objetos mas tenues).

Una de las características que hacen atractivos a los binoculares es, como ya dije, el campo de visión, por el cual podemos ver cúmulos de estrellas enteros y abarcar grandes áreas del espacio. Este campo o ángulo de visión se mide en grados sexagesimales o en metros abarcados en una distancia de 1000 metros y reduce a medida que subimos los aumentos (también se reduce el brillo, o sea la posibilidad de captar objetos más tenues, y el eye relief: la distancia en mm a la que se debe colocar el ojo del lente, a menos que, junto con el aumento, subamos también la abertura del objetivo) por ende hay que lograr un equilibrio, no todo es aumento en la vida.


Cuadro de Óptica Elena de la marca Braun (los míos son los 12x50)

Las medidas más comunes son: 7x35, 8x40, 7x50, 10x50, 12x50 (estos tengo yo y hasta acá es el límite que considero suficiente para utilizarlos sin trípode, ya que en medidas mayores es imposible tener visión estable sin ellos), 16x80.
También vienen algunos con aumentos variables, los encontraran con esta denominación por ejemplo: 10-30x50. Que significa que van desde 10 a 30x (regulados por una palanquita) y poseen 50 mm de abertura.



Depende del gusto de cada uno, yo personalmente no comparto la idea de pasar a tantos aumentos sin una subida de la abertura, sin riesgo a equivocarme creo que al poner 30x es muy poco lo que uno pueda observar en las noches, hablando de nitidez y de campo de visión.


Y la lista podría seguir, siendo 7x50 la medida ideal.
El mejor lugar para comprarlos son las ópticas, ya que ahí nos interiorizaremos mejor sobre la calidad con relación al precio. ¿Por qué? Porque podemos encontrar dos 10x50 de distinta marca con una diferencia de mas de $400 entre una y otra. El vendedor sabrá explicarles las variantes en la calidad o tratamiento de las ópticas y material.

Respondiendo a la pregunta inicial, para observación astronómica con binoculares elijan los aumentos entre 7X y 12X con una abertura comprendida entre 40 y 60 milímetros. Si se pueden permitir tener varios, piensen entonces que tener unos de 7X50, y otros de 10X50 o 12x50 es una muy buena selección.
En cuanto a las marcas hay varias: Nikon, Braun, Bushnell, Olympus, Hokken, Meade, etc...
Siempre con prismas de vidrio y preferentemente Bak-4. Tratemos de que posean lentes multitratadas y si esto nos resulta muy costoso busquemos los de baja dispersión o lentes de fluorita, nunca escojamos los que poseen tratamiento color rubí (ruby coating), ya que este tratamiento les resta luminosidad a los prismáticos. Este tipo de lentes filtran la luz del espectro visible próxima al rojo, de forma que estos tonos no llegan al ojo del observador. También hacen que las imágenes tengan una tonalidad más azulada, lejos de los colores reales.

¿Qué podemos observar?

Las estrellas más débiles que pueden verse a simple vista son de magnitud 6 y los prismáticos pueden lle gar hasta la magnitud 8, por lo menos; con unos binoculares de 20X70 se llega hasta la magnitud 9 (a tener en cuenta, a mayor numero es la magnitud menor es el brillo, por eso nuestro sol esta a -26 aproximadamente, Aldebarán en Tauro 1 y Sirio en el Can Mayor, la estrella más brillante de todas en -1,4). Hablando, claro, de cielos oscuros y lugares con poca contaminación lumínica.
Pasaré a contarles como encontré una nova que se produjo hace muy poco en la constelación del delfín.

Encontrando a la Nova.

Esa noche paré en una zona oscura antes de llegar a Margarita, sobre la ruta 11, rumbo al norte, en la provincia de Santa fe; venía observando entre curvas y contracurvas el triángulo de verano (asterismo formado por tres estrellas: Vega, Altair y Deneb), ya tenía a Vega a la vista y para ver a Altair tenía que sacar la cabeza por la ventanilla. Tomé los binoculares y me fui rapidito a Altair, la estrella de arriba del triángulo... De ahí baje a Sagitta, la constelación de la flecha, y seguí su consejo yéndome a la derecha hasta encontrarme con un grupo de estrellas de las cuales  5 eran las mas brillantes y entraban en todo mi campo de visión, había llegado a Delphinus (el delfín), hermosa constelación.
Hasta acá todo fácil. Bien, según mis ayudas de ubicación, bajando desde Sualocin (la estrella Alpha -la más brillante- del delfin) en línea recta debía encontrarme con la nova...

Vemos la secuencia de busqueda


Digamos que a ojo la pegué de una, el tema era corroborarlo. La nova es la explosión en la superficie de una estrella, provocado generalmente por una compañera estelar, pero al ojo del observador se ve como una estrella más. Por esto debía corroborar cuáles de las estrellitas que veía era la Nova.
Para eso agarre la carta (en el celular) que no recuerdo de dónde saqué (la imagen de abajo) para observar el vecindario de la nova y, si coincidía, confirmar su ubicación.
Miraba por los binos, me memorizaba las estrellitas y miraba el celular... Nada que ver...

Carta de la ubicación


Algo estaba haciendo mal... Triangulé  nuevamente respecto a Sagitta y a la Alpha del delfin y caía nuevamente al mismo lugar pero nada que ver con lo que la carta (mapa de estrellas) me decía... Miraba el cielo, miraba el celu, pensaba, buscaba imágenes, y nada.
Ya me había familiarizado con todo lo que rodeaba a la supuesta nova, me había centrado en un grupito de estrellas que estaban arriba y a la derecha de ésta en mi campo de visión.
Como por arte de magia o, tal vez,  mi ángel de la guarda ya descompuesto de risa, queriendo dar fin a mi torpeza, colocó mi celular al revés, y en una de las consultas al celular al mirar la carta.... Estaba todo lo que veía en los binos...! Me preguntaba que había pasado, tal vez el sueño, tal vez mi inexperiencia, bueno, todo eso junto.
La carta estaba orientada para observar por telescopio, por lo que: lo que yo veía en los binoculares arriba a la derecha de la nova, en la carta estaba abajo a la izquierda y al revés, por supuesto. Recalculando..... Listo, confirmé la posición de la nova, la observe embobado 10 minutos y seguí mi viaje. Si no fuera porque, sin darme cuenta, agarré el celular al revés, me hubiese quedado con la duda... Parafraseando a Tom Hanks en Apollo 13 (película que no me canso de ver):"...uno nunca sabe las cosas que lo llevarán de regreso a casa..." En este caso sería: uno nunca sabe las cosas que lo llevarán a una nova.


Como habrán visto, utilicé puntos conocidos para ir "saltando" entre ellos  como referencia para llegar a un lugar desconocido. La nova en cuestión Es la denominada PNV J20233073+2046041, o Nova Dephinus 2013, fue descubierta el miércoles (14 de agosto) por el astrónomo aficionado Koichi Itagaki de Yamagata, Japón, a las 15hs (hora argentina). Itagaki utilizó una cámara CCD conectada a un telescopio reflector de 7 pulgadas (~18cm). Actualmente está perdiendo magnitudes, encontrándose cerca de la octava.

Decidí, para terminar, darles dos o tres apreciaciones de lo que observe anoche, con mis 12x50, marca Braun, de Óptica Elena.
Como primer paso yo siempre los saco del estuche un rato antes de la observación, para que se aclimaten las lentes a la temperatura ambiente. Luego apunto a alguna estrella, cierro el ojo izquierdo y enfoco con el ojo derecho y el regulador que está en ese ocular. Cuando la estrella está nítida abro el ojo izquierdo y enfoco la misma estrella utilizando el regulador central. Una vez que acomodé el binocular a mi gusto me dispongo a la observación. Un buen consejo que les doy es que no sostengan con fuerza los prismáticos, ya que esto hará que la imagen tiemble más, es muy recomendable que coloquen la correa y se la pasen por el cuello para evitar caídas.

Anoche me detuve en una zona bien oscura y desolada entre la ciudad de Zapala y la ciudad de Cutral Co, en Neuquén, después de un paneo del cielo decidí ir a las Pleyades (M 45).

Imagen de: pleyadesdelsur.blogspot.com
Sólo que en la imagen están tomadas desde telescopio, deberíamos girar esa imagen 180º para ver exactamente lo que yo vi, pero la distribución y el detalle es casi el mismo, obvio sin el efecto del brillo. Pude dibujarlas en la plantilla para dibujo y observación que me descargue del genial sitio La orilla del Cosmos, sitio de dibujo astronómico que recomiendo ver de punta a punta.

De: laorilladelcosmos.blogspot.com
En mis 4.5º de campo pude ver tal vez un poco más de lo que se ve en la imagen superior, llegando a ver estrellas de casi 7ma magnitud con visión periférica.
Luego me fui del otro lado a ver la cruz y su vecindario. En la imagen inferior les muestro lo que abarco con 4.5º de visión en la Cruz, aproximadamente.


Recorrí la Cruz, fui a la zona de la estrella Mimosa para ver el cúmulo llamado El Joyero. Luego empecé a recorrer la zona, pude distinguir al cúmulo globular C 105 (ngc4833) como una tenue nubecita, no así a C 108 que estaba cerca, me deleité con las Pleyades del Sur y su estrella central, vi la nebulocidad de Eta Carinae.

De latinquasar.org
Pleyades del Sur

Eta Carinae. De umanzor.com
Y algunas cosas más pero no quiero extenderme demasiado. Espero que este artículo haya evacuado todas sus dudas y lo apliquen en sus observaciones, primero para el obligado derrotero hacia el gran primer telescopio y luego como complemento y ayuda en sus observaciones.
Hasta la próxima!

10 comentarios:

  1. impecable el articulo, una especie "astronomia para todos! " , buen concejo te dieron y muy importante la enseñanza de quemar etapas fundamental para todos los aspectos de la vida.. respecto al articulo al igual q todos los q venís bloguenado son de muy buena calidad, cantidad no significa calidad queda evidenciado.-

    ResponderEliminar
  2. Genial artículo man! la verdad.. quedé mudo al leer tanta información detallada de comprar o no un telescopio medio.. me quedo con mis binoculares 10x50 hasta una posible inversión de un telescopio medio..! saludos..

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias! Ya cuando tome coraje y sabiduría haré un artículo sobre compra de un telescopio.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vos por leerme y comentar!!

    ResponderEliminar
  5. Te doy las gracias y te felicito por el articulo. Muchas cosas no me cerraban, estuve a punto de comprar un telescopio de gama media, pero voy a hacer caso a lo que decis de las etapas y voy a comprar unos binoculares y algunos libros de guía. Gracias por aportar.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a vos por pasarte y comentar. Es imprescindible no avanzar a lo loco a la hora de observar el cielo, porque una mala decisión (como la compra de un telescopio caro sin tener la experiencia) puede terminar en una frustración. Buenos cielos!

    ResponderEliminar
  7. Muy buen informe!! alienta a adentrarse en el maravilloso mundo de la observación astronómica. Agradezco el trabajo que te has tomado. Saludos amigo!

    ResponderEliminar
  8. Excelente y muy completo artículo !!! Felicitaciones. Muy bueno el blog. Te invito a que pases por el mio. : www.dibujosenlanoche.blogspot.com.ar
    Saludos !

    ResponderEliminar