lunes, 28 de octubre de 2013

Medidas en astronomía

En esta ocasión hablaremos de medidas astronómicas. La idea no es crear astrofísicos con este artículo, pero sí orientarlos en las más comunes y nombradas medidas que se utilizan en astronomía. Algo simple y claro.


Las grandes distancias que existen entre objetos en el universo han obligado al hombre a crear nuevas unidades de medida para simplificar la enorme cadena de números que significaría, por ejemplo, poner en kilometros la distancia de la tierra a Próxima Centauri, la estrella más cercana a nosotros después del sol.

Bien, primero entendamos algunos conceptos básicos que también se manejan mucho en astronomía.

La masa de un objeto es la cantidad de materia que posee, el volumen es el espacio que ocupa y de la división de estos dos (masa dividido volumen) se obtiene la densidad. La temperatura es la cantidad de calor de un objeto, siendo 273° bajo cero (0° Kelvin), la temperatura más baja posible.

En distancias contamos con:
La Unidad Astronómica: es la distancia en kilómetros que hay desde la Tierra al Sol, 149.600.000 km. Esta medida se utiliza solamente dentro del sistema solar. Entonces, 1UA=149.600.000km.



El año luz: es la distancia (en kilómetros) que recorre la luz en el lapso de un año. La velocidad de la luz es de 300.000 km por segundo. Un año posee 31.536.000 segundos, entonces si multiplicamos 300.000 por 31.536.000 nos da la extraordinaria cifra de 9.460.800.000.000 de kilómetros.
Por esto la Luna (a 384.402 km) está a 1,2 segundos luz de nosotros, y el sol a unos 8 minutos luz.




La estrella antes nombrada, Próxima Centauri,se encuentra a 4,22 años luz de mi heladera (unos: 39.924.576.000.000 kms), para llegar a ella hay dos maneras de acuerdo a la tecnología de propulsión actual:
• la vía rápida: por asistencia gravitacional, a una velocidad constante de 240.000 km/h (velocidad récord desarrollada por la nave Helios 2 en 1976, aprovechando el empuje gravitacional del sol), unos 19.000 años.
Existe una teórica manera de ir aún más rápido, mediante la propulsión nuclear de pulsos. El proyecto Orión intentó desarrollar esta teoría hasta su cancelación por el tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares de 1963. Utilizando el poder de las explosiones nucleares se estima que se podría llegar al 5% de la velocidad de la luz (15.000 km/s) por lo que demoraríamos 85 años en ir a Próxima.
• La manera lenta y económica: motor de propulsión iónica como el utilizado en la misión Deep Space 1 en 1998 al cometa Borrelly, la que se calculó que con el uso de 81.5 kg de combustible debía desarrollar 56.000 km/h de velocidad, tardaríamos aproximadamente 81.000 años.


Estos datos son a modo de información adicional para que entiendan que un año luz no es una pavada, con perdón de la expresión.

Existe también otra medida para las distancias, el pársec, utilizada por los científicos y no viene al caso explicarla aquí.

En cuanto al brillo de las estrellas se utiliza la magnitud estelar, simplemente llamada magnitud (mag), que es un sistema en el cual una estrella de x magnitud es 2,512 veces más brillante que la de magnitud anterior, siendo las negativas las más brillantes. Por este mecanismo una estrella de magnitud 1 es exactamente 100 veces más brillante que una estrella de magnitud 6, que a su vez es 100 veces más brillante que una estrella de magnitud 11, y así sucesivamente.
El Sol posee una magnitud de -26.75, la estrella más brillante del cielo nocturno, Sirio, -1.5, Alpha Centauri -0.29.

Si a masa nos referimos, para calcular la masa de una estrella, un planeta o una galaxia, se usa la masa del Sol como referente. Se utiliza el símbolo M o S, se representa como M⨀ y equivale a 1,98892 × 1030 kg. La masa del Sol es 333 000 veces la de la tierra y 1 048 veces la de Júpiter.

Resumiendo, básicamente esas son las medidas y conceptos que cualquier hijo de vecino debería saber a la hora de intentar entender las cosas referidas a la astronomía.


Fuentes: Astromia, Espacio Profundo, el Sofista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario